Volcán de Pacaya

Este volcán debe su nombre a la gran cantidad de plantas conocidas como Pacaya que existen en sus alrededores. Estas son comestibles y crecen dentro de una vaina. Los habitantes de la zona cuentan que fueron utilizada durante muchos años como alimento principal de las familias y que es una de las comidas tradicionales de Guatemala.

¿Dónde se encuentra?

El volcán de Pacaya se sitúa a unos 47 kilómetros al sur de la Ciudad de Guatemala, concretamente entre los departamentos de Amatitlán y San Vicente Pacaya.

Para visitar el volcán es necesario utilizar la carretera CA-9. Una vez pasado el desvió del municipio de Amatitlán, debes seguir por la carretera unos 9 kilómetros. Cuando llegues al kilómetro 37.5 desde cruzar al lado izquierdo y tomar rumbo a San Vicente de Pacaya. Por último, sigue las indicaciones a la aldea del Cedro y desde allí a San Francisco de Sales.

Rutas de ascenso

El ascenso a este volcán es de los más recomendados en tu visita a Guatemala debido a que solo te tomará 3 horas coronarlo y su nivel de dificultad es fácil.

Existen tres rutas principales para ascender al volcán:

  1. Desde San Francisco de Sales: este recorrido discurre a través de un sendero que se adentra en la montaña con rumbo sur. Hasta la meseta el recorrido tiene una longitud de dos kilómetros los cuales se suelen hacer en una hora. Desde la meseta hasta la cumbre hay un kilómetro por lo que se tardarán 45 minutos aproximadamente. Durante el recorrido el clima suele ser fresco, sombreado y agradable.
  2. Desde San Vicente Pacaya: Esta ruta comienza en la aldea El Cedro, su itinerario y duración es similar a la anterior. No obstante, si se toma este recorrido se ahorrarán cuatro kilómetros, ya que estos se hacen mediante un vehículo.
  3. Ruta de la Vuelta de la Corona: Esta ruta discurre por la cara sur del volcán lo que te permitirá contemplar vistas panorámicas del volcán además de campos de lava petrificados.

Erupción del volcán

No se sabe con exactitud cuál fue la primera erupción de este volcán, pero se han registrado más de 23 erupciones desde la colonización española de América. Después de estar 100 años sin actividad, en el año 1965 se registró una violenta erupción, la cual marcó una constante actividad eruptiva. Esto ha provocado que el volcán de Pacaya sea uno de los más activos del planeta.

Hace unos 1.000 años, hubo un gran colapso del volcán, el cual causo un enorme derrumbe de tierra. Este derrumbe provocó un gran cráter en el volcán, dentro del cual se ha ido formando un cono activo. La presencia de una cámara de magma a poca profundidad en la parte inferior del Pacaya, hace posible que se creen distorsiones en el cono, induciendo a una inestabilidad en el volcán. En consecuencia, existe el riesgo de que en el futuro se origine un derrumbe que puede afectar a las áreas pobladas de las inmediaciones.

El volcán yace en la orilla de una caldera formada en el Pleistoceno que contiene al lago de Amatitlán. Después de su última erupción que creo la caldera y se formaron varios pequeños cráteres con bastante actividad eruptiva.

Estos pequeños cráteres corresponden a las tres cumbres que forman el complejo volcánico: Cerro Chino (2.260 metros), Cerro Chiquito (2.460 metros) y Cerro Grande (2.560 metros). El Pacaya está incluido dentro del conocido arco volcánico de Centroamérica, una de las cadenas volcánicas que se sitúan a lo largo de toda la costa del Pacífico. En junio de 1963 se declaró parque nacional y es considerado uno de los lugares de mayor atracción turística del país.

¿Qué se puede hacer en el Volcán de Pacaya?

Este volcán te ofrece unas vistas espectaculares. Desde su cima podrás ver una parte de la Ciudad de Guatemala, admirar el Lago de Amatitlán y los volcanes de Agua, Fuego y Acatenango.

Si en el momento de tu ascenso la actividad del volcán no es muy fuerte, podrás acercarte bastante al cráter activo para contemplar la lava. Esta tarea se recomienda realizar bajo la supervisión del guía contratado para hacerla con total seguridad.

Además de disfrutar de las vistas, también es posible acampar en el volcán, existen áreas específicas diseñadas para esto. Antes de acampar, te aconsejamos que consultes con el parque cuáles son las mejores zonas de acampada con el objetivo de que no tengas ningún problema.

Por último, podrás comer una pizza horneada bajo las brasas del volcán. Existe un pequeño puesto de comida que se dedica a hacer este tipo de pizzas, haciendo que sea una experiencia única.

Deja un comentario